Menu Principal

Blog

Pistas para una direccin eficaz
Fecha Publicación: 2018-08-22
Competencia: Liderazgo
Autor: Ignacio Arizmendi Posada

¿Cómo lograr que un jefe obtenga el respeto y la admiración de quienes están bajo su dirección? La respuesta a esta pregunta se haya dispersa en miles de conferencias, libros, cursos, películas, foros, en todo el mundo. Su esencia se encamina a resaltar ciertos factores personales que determinan un buen ejercicio del “mando” o autoridad que usted recibe. Aquí se recogen algunos.

¿Qué tal sus relaciones interpersonales con el equipo: son asertivas, hostiles, frustrantes, inexistentes, fluctuantes?

¿Se muestra fácil para dialogar con su gente, o casi nunca se reúne con el grupo?

Respecto a éste, ¿se siente cercano, muy cercano, distante?

¿Mantiene informados a sus colaboradores de lo que necesitan para desarrollar y querer la empresa?} ¿Sabe escucharlos?, ¿tiene fama de lo contrario?

¿Pone la mano en el fuego por quienes le colaboran de cerca?

Cuando se lo merece, ¿apoya al empleado en sus decisiones, en el trámite de solicitudes y otras circunstancias?

¿Bromea con su gente?, ¿la anima, la motiva razonablemente, le da reconocimiento?, ¿nunca?

¿Promesa que hace, promesa que cumple, o nadie cree en lo que anuncia?

¿Acierta en el tipo de tareas que asigna?, ¿es preciso y oportuno?, ¿confuso, acelerado?

¿Delega acciones?, ¿no le es posible?, ¿no sabe hacerlo?, ¿delega “todo”?

¿Se tiene confianza en la toma de decisiones?, ¿es indeciso, tarda más de lo normal, las sondea antes?

¿Orienta a sus colaboradores cuando tienen dificultades de trabajo?

¿Labora con su gente, la “mete” en su trabajo?, ¿todos tras los mismos objetivos?

¿Aborda bien los problemas de los empleados?, ¿les habla claro?, ¿corta por lo sano?

¿Sabe corregir los errores de su gente?, ¿siente cierto temor de hacerlo?, ¿los pasa por alto?

¿Es prudente en la aplicación de las normas?, ¿implacable, permisivo, inseguro?

¿Abusa de la amonestación, la emplea sólo cuando es necesaria, tiene fama de cantaletoso y regañón?

¿Promueve el cambio?, ¿es receptivo a las ideas de su equipo?, ¿no cree en ellas?, ¿se considera y lo consideran innovador?

Estas claves, y otras, encierran la explicación de por qué usted puede tener una fama maravillosa como “jefe” de un pequeño o numeroso grupo de colaboradores, o un nombre que lo llena de ansiedad y malestar. Si bien cada persona es libre de comer como quiera, hay unas pautas de comportamiento que conducen a hacer sentir bien a los demás y a quien las practica. Igual en el modo de ser como jefe o líder.